Personajes Bíblicos

Carácter: un atributo que hay que desenterrar

Considere las palabras de Salomón: “Las personas con integridad caminan seguras, pero las que toman caminos torcidos serán descubiertas.” (Proverbios 10:9). Antes de que continúe, me gustaría pedirle que vuelva a leer este versículo.

Job, después de haber sacado adelante a una familia, de haberse establecido en el mundo de los negocios y a una edad ya madura, “Era un hombre intachable, de absoluta integridad, que tenía temor de Dios y se mantenía apartado del mal” (Job 1:1).

Lo que la resurrección nos da

Cuando yo era niño en Houston, nuestra familia vivía al frente de la viuda llamada Sra. Méndez. El Sr. Méndez acababa de fallecer de un repentino ataque cardíaco. Sola, con miedo y enfrentando el futuro desconocido, su dolor no tenía límites.

Adaptado de Charles R. Swindoll, “The Cemetery Evangelist,” Insights (abril 2006): 1-2. Copyright © 2006 por Charles R. Swindoll, Inc. Reservados mundialmente todos los derechos.

Resucitó la Esperanza

Resucitó la Esperanza
$2.00
Descripción

Excepto en unos cuantos casos aislados de herejía, la doctrina de la resurrección de Cristo nunca había sido tan cuestionada dentro de la iglesia hasta nuestra era moderna de escepticismo y humanismo. El fundamento de la enseñanza apostólica era que Cristo había resucitado de entre los muertos y todo aquel que creyera en Él también sería resucitado. . . eso es lo que ahora conocemos como el Evangelio. Pero ¿qué pasaría si no hubiera esperanza más allá de la muerte? ¿Qué si la resurrección fuera sólo un invento de la religión?

1 mensaje en MP3 con bosquejo

Resucitó la Esperanza

Resucitó la Esperanza
$6.00
Descripción

Excepto en unos cuantos casos aislados de herejía, la doctrina de la resurrección de Cristo nunca había sido tan cuestionada dentro de la iglesia hasta nuestra era moderna de escepticismo y humanismo. El fundamento de la enseñanza apostólica era que Cristo había resucitado de entre los muertos y todo aquel que creyera en Él también sería resucitado. . . eso es lo que ahora conocemos como el Evangelio. Pero ¿qué pasaría si no hubiera esperanza más allá de la muerte? ¿Qué si la resurrección fuera sólo un invento de la religión?